Mira a los ojos de tus pacientes, ellos te necesitan. Escúchales y ayúdales a encontrar el camino para resolver sus problemas.

Desmedicaliza y haz una visita más humana.