Hablando de jefes y subordinados, de equipos de trabajo, de personas como entes creativos y de energía al fin y al cabo, yo diría que en el mundo laboral y por extensión en la vida, existen tres modelos de personas.
La primera es EL COMPRESOR, la segunda EL VENTILADOR.
La tercera la explico al final.
El COMPRESOR es un motor que genera una energía de alto rendimiento.
El VENTILADOR mueve el aire.
Y cuando hablamos de tal o cual persona ya sabemos a que grupo pertenecen.
Tenemos que hacer que los compresores tengan salida, sean escuchados, dirijan su capacidad hacia objetivos válidos e importantes. Debemos ser capaces de reconocerlos y de darles las herramientas para que generen cambios, para que contagien a los que aún no estan definidos. Ellos deben ser capaces de trasmitir esa energía a los que carecen de ella. Hay que darles libertad para que innoven, para que prueben caminos inexplorados que nos puedan llevar a obtener mejores resultados.
Los ventiladores pueden cambiar, pero los que no puedan transformarse en compresores, deben colocarse en el sitio mas óptimo para dar lo mejor de ellos mismos.
¡Da gusto tener un ventilador que mueva el aire fresquito que entra por la ventana cuando hace calor!
Pero si lo que va a hacer es mover en verano el aire que sale del horno, donde se cuece el asado que fue a comprar, aliñó y preparó el compresor… ¡Entonces desenchúfalo, gasta electricidad y no sirve para nada!
Y remitiéndome a la canción de MAGO DE OZ, hay además un modelo que existe casi desde los tiempos del principio de todo: LOS MOLINOS DE VIENTO.


Autor: Ferranza. Licencia CC

Son máquinas con espíritu de compresor y con la sencillez de ventilador.
Ellos no mueven el aire, sino que con el aire se mueven ellos mismos.
Con la mínima brisa y mejor con un viento suave, ellos bailan.
La cordura los detiene cuando hay huracanes, para que no se rompan.
Generan una energía limpia, sin residuos e inacabable. Y además embellecen el paisaje. Ellos no descansan cuando los ventiladores y compresores no trabajan.
Perduran en el tiempo aunque algun día ya no funcionen más.
Yo deseo ser molino de viento, quiero girar sobre mi propio eje, porque pienso que lo tengo bien centrado.
Quiero viajar por las corrientes de los aires pero sobretodo, quiero que los aires viajen a traves de mi.