Responsabilízate de tu salud.

Haz una vida saludable, buena alimentación, ejercicio adaptado a tu edad y capacidad física y no consumas sustancias que te puedan perjudicar (alcohol, tabaco…)

Y no dejes nunca de hacer trabajar tu cabeza!