Es el conjunto de actividades que intentan evitar, reducir y paliar el daño provocado por la intervención médica.

La prevención cuaternaria debería primar sobre cualquier otra opción preventiva, diagnóstica y terapéutica, pues es la versión práctica del “primum non nocere”