La Receta Electrónica en Cataluña  satisface tanto a los pacientes como al personal sanitario  porque se ahorran visitas burocráticas innecesarias.
El ahorro de tiempo se puede invertir en medidas de promoción de la salud y en pacientes que más lo requieran.
Queremos una mejor calidad asistencial.

Y casi siempre eso conlleva un menor gasto en farmacia o quizás mejor, en no malgastar indebidamente y disponer de los recursos necesarios para invertirlos en tratamientos caros que algunos pacientes requieran.