Lo mismo que nos lavamos las manos después de cada paciente, es recomendable desinfectar la membrana del fonendo después de cada uso (no sería necesario desenroscarla siempre) y el resto del aparato al finalizar la consulta.

En caso de que la exploración se realice a pacientes con riesgo más alto de transmisión de infecciones, el fonendo se debería higienizar de forma completa después de su uso.

La Camfic (Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria) recomienda este vídeo.

Se han realizado campañas para la higiene de las manos, quizás sería ya hora de que organizáramos una campaña para acostumbrarnos a limpiar también nuestro fonendo.

http://www.quo.es/salud/medicina-en-crisis/medicos-lavan-manos-higiene