Rutas РCanyamars РPou de Gla̤ РFont del Grevol РSantuario del Corredor

Se llega a Canyamars, punto de inicio de este itinerario, siguiendo la carretera BV-5101, que parte del pueblo de Dosrius (Maresme). Desde Canyamars se sigue la pista de Can Bordoi lleva hasta el Pou de Glaç acompañando en todo momento al torrente de Canyamars. Hay que salir de la población por la calle del Camino del Pou de Glaç. Por una amplia pista se alcanza esta construcción circular y semienterrada en el suelo. Se trata de un edificio de notables dimensiones que antiguamente era utilizado para guardar la nieve o el hielo que durante el invierno se formaba en el torrente o en las pozas de agua cercanas. Hay quien asegura que es el edificio de estas características más grande de Catalunya.

Siguiendo la pista que remonta el valle por la vertiente izquierda del torrente, se atraviesan unas bifurcaciones que conducen a otras tantas masías. En Can Cunit destacan aparejos de labranza hoy en día en desuso. Can Xerrac, Can Rius, Can Cot y Can Pau de la Rosa son nombres de algunas de las casas de esta zona. Después de cruzar el torrente a la altura de Can Rius. En eta entrada a la Masía hay señales en el muro de color amarillo y violeta, el paso esta cerrado hacia la masía pero por la izquierda y por el primer prado podemos llegar hasta el camino lateral del torrent d’ en Rius. La ruta va ganando altitud con rapidez a la vez que se va separando del lecho de la riera. Y llegamos a la curva hacia la derecha que pasa por detrás del bosque de Can Rius pasando por unas pequeñas viñas abandonadas. Al seguir y antes de que el camino comience a bajar giramos hacia la izquierda y siempre hacia arriba. El camino ya se ve que no es muy transitado. Pero siguiendo siempre hacia arriba, finalmente llegamos al cruce de el GR – 92 a la altura de Ca l’Arenes.

Siguiendo el GR – 92 hacia la derecha y subiendo llegamos al area de esplai del corredor. Desde alli seguimos el itinerario marcado en azul que nos llevara hacia las Roques de Mataro. Un poco antes un hito verde con una flecha y nada mas, nos indica que bajando unos cientos de metros se encuentra la Font de la Teula o del Grebol o Grevol. Retomamos la ruta azul hasta llegar al Santuario. Junto a la cumbre más elevada de esta cima se encuentra el santuario del Corredor, de gran veneración en la zona y dedicado a la Mare de Déu dels Socors. Se trata de un edificio de estilo gótico tardío (siglo XVI) que goza de una inmejorable situación. El sendero desemboca en la pista del Solell. Por la derecha, un caminito asciende con fuerza, es el Camí dels Misteris, que lleva hasta el santuario. Existe servicio de hosteleria.

El regreso se efectúa siguiendo la pista de Can Bordoi hasta el desvío en Cal Arenes. Por la izquierda, la ruta inicia un descenso que en poco más de media hora llega hasta el Pou de Glaç y despues el retorno a Canyamars tras visitar la iglesia parroquial, dedicada a Sant Esteve.

Seguid el plano y disfrutad de la ruta, aproximadamente 13 km ida y vuelta.