Archivos de la categoría Vallès Occidental

Paseo – Caldes de Montbui – Torre de la Presó – Can Corró o Mas Vilaplana – Abrevadero Font Xica o de Can Ventura – Can Sentmenat – Font del Lleó – Termas Romanas – Balneari Broquetas – Callejon de Santa Susana y Capilla – Lavadero la Portalera – Balneari Can Rius – Parc Rius – Font den Pelags – Gorg den Pelags – Torre Roja y el poblado ibérico – Sant Miquel de l’Arn – Mas d’en Corrò – Pont Romànic – Santa Maria – Quiosco de Canaletes

Torre de la Presó
Dejamos atrás  una semana de gripes y otras malas historias y nos animamos a dar un pequeño paseo entre  Caldes de Montbui y Sentmenat. Después de aparcar en Caldes, vamos a buscar la Torre de la Presó y desde allí bajando por la calle Bellit pasamos por CAN CORRÓ O MAS VILAPLANA. Antes de llegar a la Font del Lleó pasamos por el ABREVADERO y FONT XICA 0 de CAN VENTURA. La casa que hace esquina es CAN SENTMENAT. Llegamos a la FONT DEL LLEÓ y las TERMAS ROMANAS. Destaca el BALNEARI BROQUETAS. Bajaremos por el CALLEJON DE SANTA SUSANA Y CAPILLA hasta la riera. Caminamos al lado de la riera de Caldes, por un paseo paralelo, hasta el LAVADERO LA PORTALERA. Pasamos la riera por un puente hacia el Parc Rius por el Balneari Can Rius. Llegamos y cruzamos el PARC RIUS. Seguiremos las marcas del PRC – 9 y GR 97.2. En un cruce bifurcamos hasta  la FONT DEN PELAGS y el  GORG DEN PELAGS. Seguimos hasta Torre Roja y el poblado ibérico. De bajada pasamos por Sant Miquel de l’Arn el Mas d’en Corrò hasta llegar al Pont Romànic. De nuevo en Caldes seguimos por la calle de la iglesia de Santa Maria y pasaremos por el Quiosco de Canaletes o antiguo Quiosco de la plaza de l’Àngel.

Torre de la Presó – El año 1102 se documenta la existencia de la muralla que rodea la villa y que se irá reformando hasta la gran modificación del siglo XIV, con la incorporación de nuevos portales. La estructura que actualmente podemos ver corresponde a una de las torres de defensa de uno de los portales de entrada al recinto amurallado. En el siglo XIX la torre se habilitó como prisión, lo que le ha dado nombre hasta la actualidad. En el portal de Vic hay que destacar la localización de otros restos de la antigua muralla de Caldes de Montbui.

Pont Romànic

Pont Romànic – Puente que formaba parte de la red viaria de Caldes de Montbui, en el sector de poniente de la población. Por este puente pasaba el camino de tradición romana, que unía Caldes con Sentmenat y Egara (Terrassa). El puente consta de dos arcos de medio punto, de anchura diferente, que descansan en un pilar central y dos estribos laterales que enlazan con los márgenes de la riera. El arco más grande es el que salva el paso del agua. Sobre el pilar central, entre los dos arcos, hay una abertura coronada con un pequeño arco de medio punto que actúa de descarga. La calzada es de doble pendiente, del tipo de lomo de asno, con el punto más alto situado sobre el eje del arco más grande.

Termes Romanes

Termes Romanes – s II aC – inicios del s. I dC – La villa de Caldes fue, en época romana, una estación termal fundada sobre los manantiales de agua caliente que brotan. La función primordial de este conjunto era curar a los numerosos enfermos que llegaban al lugar desde diferentes puntos de la Hispania romana. La sala que se ve es sólo una parte del gran conjunto termal que había en tiempos de los romanos que se extendía por el Antiguo Hospital, gran parte de los balnearios Rius y Broquetas y la actual plaza de la Font del Lleó. Hasta el momento se han localizado quince ámbitos del conjunto termal romano. Actualmente, podemos ver, por un lado, una piscina rectangular, central, de agua termal y, por otra, dos más en forma de exedras semicirculares frontales que hacen de baños individuales.

Font del Lleó

Font del Lleó – Es el manantial de agua termal más característico de la población con el agua que sale a 74 º C de temperatura. La Font del Lleó se construyó en 1581 y fue renovada en 1822. A pesar de las reformas, la gárgola y la pared del fondo se han conservado a lo largo del tiempo. La fuente, tal y como la podemos admirar hoy, data del 1927, año en que fue restaurada y favorecida por Manuel Raspall, que proyectó el actual monumento de aire noucentista, con el característico león que ha convertido en símbolo de la villa. Los lugareños utilizan aún hoy en día el agua para diversas tareas domésticas como cocinar las legumbres, limpiar …etc.

Balneari de can Rius
Balneari de can Rius – Este equipamiento situado en el centro histórico data del siglo XVI, momento en que era propiedad de Joan Destorrent. A lo largo de los siglos, el balneario pasa por las manos de diferentes familias catalanas: els Bou, els Rius y, finalmente, els de Sans. Finalmente, fue el apellido Rius el que quedó como nombre del centro termal Calderí. Las principales transformaciones y mejoras se producen durante el siglo XIX, época de máximo esplendor de los balnearios en Cataluña. En el siglo XIX, el Balneari de can Rius ocupa 2.000 m² y adecuando las instalaciones para ofrecer tratamientos para diferentes afecciones. También mejora las habitaciones y tiene diferentes espacios y precios para clientes de diferentes clases sociales. Hay que mencionar que, entre las personalidades que visitaron el balneario, encontramos la reina Isabel II y su madre, María Cristina. En el año 2003, el Ayuntamiento de Caldes de Montbui adquiere el Balneario Rius. La recuperación del comedor o pabellón de Can Rius, como se le ha llamado tradicionalmente, es la primera materialización del centro cultural que se está proyectando en esta zona termal de Caldes. El 17 de abril de 2010 se inaugura el Espacio Can Rius.

Safareig de la Portalera

Safareig de la Portalera – s. XIX – Lavadero de agua termal que cambió su emplazamiento a finales del siglo XIX, ya que inicialmente estaba ubicado en la calle de Santa Susanna y actualmente lo encontramos en la calle de la Muralla. El agua del lavadero proviene de la Fuente del León y aún hoy en día se vacía y se limpia diariamente y se llena de nuevo durante la noche. Aunque se utiliza y el acceso es libre las mañanas de lunes a sábado.

Torre Roja

La Torre Roja y el poblado ibérico – Cerro fortificado el nombre antiguo del que, en el siglo XIV, era Puig Castellar. El nombre de Torre Roja aparece por primera vez el S. XVI. El monte está dividido por la línea de término entre Sentmenat y Caldes de Montbui. Arriba en el plano que forma este monte se encuentran los restos de un poblado ibérico.

En la parte más septentrional del plano, justo al corte de la ladera de la falda de la montaña, están los restos de una torre circular medieval de las llamadas “de vigilancia”. La obra que conforma la base de esta torre tiene, en la parte de levante, un trozo de pared hecho con la técnica del “opus spicatum” (colocación de las piedras en forma de espiga o de espina de pescado).

poblado ibérico

El yacimiento de Caldes y Sentmenat fue una de las ciudades ibéricas más importantes del Vallès. El asentamiento, poblado desde el siglo VI aC se mantuvo hasta finales del siglo I aC, medio siglo más que la mayoría de poblados íberos de Cataluña. En el yacimiento se observan claramente dos fases: la íbera, comprendida entre los siglos VI y III aC, y la ibero-romana (siglos II y I aC)

El arqueólogo calderí Llogari Sala i Sala, a mediados del siglo XX, quiso excavar la colina. Fue en 1984, cuando se iniciaron una serie de excavaciones, que no se interrumpieron hasta el año 1992, y que pusieron de manifiesto el gran potencial arqueológico del yacimiento. Sin embargo, las excavaciones estuvieron paradas durante 12 años. En 2004, la asociación FIDES, Investigación y Difusión Histórica, en colaboración con el museo Thermalia, el Ayuntamiento de Caldes de Montbui, reiniciaron las excavaciones, que han permitido ampliar el conocimiento del proceso de romanización de los íberos.

Sant Miquel de l’Arn
Sant Miquel de l’Arn – La ermita de San Miguel del Arn, también conocida por San Miguel del Espino, San Miguel de los Espinos o San Miguel de los Ars, es de época románica. Se encuentra derruida, situada entre los términos actuales de Sentmenat y Caldes, en un antiguo cruce de caminos, cerca del lugar llamado “el Roure Gros“. Aparece citada en el año 1027. Parece probable que su nombre venga de su primer propietario, de nombre Arnal (o Arnau) Guillermo, documentado hacia el año 1100. En el año 1083, el feudo “de Arno” pertenecía a los señores del Castillo de Sentmenat y era propiedad del Mas Fritos (Can Fritos). Más tarde pasó al dominio de la Pia Almoina de Barcelona. La ermita es de base rectangular dividida en dos dependencias, una dedicada al culto y la otra posiblemente a vivienda. Se sabe que el año 1299 había un ermitaño. Tenía la cubierta de madera y una puerta en el lado de mediodía y otra a la de poniente. Como la mayoría de las antiguas capillas de esta advocación, estaba situada junto a un antiguo camino que, siguiendo la antigua vía romana, iba de Terrassa en Caldes de Montbui.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 10 km la vuelta

Paseo – Castell de Gallifa – Santa Maria – Ca la Pepeta – La Ferreria – Can Sallent – Collet de Penyallops – Font del Malpàs – Can Brossa – Cabaña de piedra seca – Gallifa – Sant Pere – La rectoria – la Piscina – Can Narcís – Can Bosc – Gorg de les Maioles

Calstell de Gallifa

Salimos desde el parquing del Calstell de Gallifa. Tomamos dirección hacia Ca la Pepeta, por encima de nosotros queda La Ferreria. Seguimos un PR y un GR alternativamente pasando por el Collet de Penyallops hasta llegar a la altura de Can Sallent. Mas adelante desviamos el camino hacia la zona de la Font del Malpàs, allí la NICO encuentra su primer baño y bebida local. Tomamos dirección a Can Brossa por encima destaca el Castell de Gallifa y Santa Maria, Tras dejar atrás Can Brossa seguimos camino a Gallifa, pasando por una zona de pino rojo y abetos donde queda escondida una grande y bien conservada cabaña de piedra seca. Llegamos a Gallifa atravesando el torrent de les Maioles, donde NICO aprovecha de nuevo para refrescarse. Curiosamente y teniendo en cuenta que estamos en invierno, el calor ya se hace notar. Subimos hacia el ayuntamiento.

Can Sallent

Allí nos pegamos un refrigerio y comemos algo. Seguimos dando la vuelta a Gallifa por una ronda que pasa por interesantes sitios y de gran belleza. Pasaremos por Sant Pere – la Piscina – La Rectoria – Cal Narcis – Can Bosc. Desde Can Bosc buscamos el sendero que sube al Calstell de Gallifa, el sendero dels Avellaners, pero antes de cruzar el puente del Torrent de les Maioles nos adentramos por la derecha en busca de un par de Gorgs, del cual destacare el gorg del final y aunque no tiene nombre, que yo sepa, me atrevo a llamarlo el Gorg del torrent les Maioles. Retrocedemos hasta el puente y ahora si retomamos el sendero dels Avellaners, aunque hicimos una variante al subir , recomiendo que sigáis el sendero original.

El barri del Raval

Castillo de Gallifa (murallas iberas) -  El castillo de Gallifa, es una pequeña fortificación que fue el centro histórico y jurisdiccional del término en la Edad Media y que se encuentra sobre la llanura que acoge la actual población de Gallifa. El castillo está sobre una colina escarpada de 600 m. de altura y era un plano fortificado por murallas y dos portales, uno a poniente y el otro a levante, ambos con torre de vigía. En recientes excavaciones han aparecido unas murallas ibéricas fechadas en el siglo VIII aC, que indican una ocupación estable del territorio. pero las primeras noticias documentadas del castillo son del año 999. Originariamente pertenecía al conde de Barcelona, ??que lo tenía encomendado a la familia Gallifa, nombre que adoptaron del castillo. Son conocidos desde el 1060 con un Ramón, hijo de Adaltrudis, casado con Rodlendis. Le sucedió su hijo Bernat Ramón de Gallifa, que era también castellano del castillo de Clarà, en Moià. Muerte Bernat Ramon, en torno al 1115, lo heredaron sus hijos Ramón Bernat, que se titulaba también de Maçanet, y Rodlendis, casada con Guillermo Humberto de Rocafort. En 1348 aparece como señor del castillo Bernardo de Guasius de Petra. Del 1357 al 1564 fue ocupado por los Centelles, fecha en que los hombres de Gallifa compraron su libertad al rey Felipe II por el precio de 10.000 sous.El castillo perdió su carácter de fortaleza en el siglo XVI para convertirse en sólo el centro de la parroquia de Santa María del Castillo a partir de los siglos siguientes.

Rectoria
La Rectoria – Situada en el barrio del Raval. Es un casal de dimensiones notables, de planta baja y dos pisos, con una destacada torrecilla cubierta con barandilla de ladrillos, que hace de campanario. El portal es adovelado, de punto redondo y conserva algunas ventanas con las jambas y el dintel de piedra picada. La casa se debió construir en el siglo XVIII y se reformó a principios del XX.

Sant Pere y Sant Feliu
Església de Sant Pere i Sant Feliu – Está documentada desde el año 1060. Es una iglesia de nave única rectangular, cubierta con bóveda de cañón, con cabecera triabsidal. Los paramentos exteriores están decorados con un friso de arquerías ciegas bajo la cornisa y lesenas de tipo lombardo en el ábside. La puerta, formada por dos arcos de medio punto, es la fachada de mediodía. Se puede datar en la segunda mitad del siglo XI.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 11.5 km la vuelta.

Paseo – Sant Feliu Del Racó – Aire-Sol – Barraca Piedra 1 – Can Borrell – Barraca Piedra 2 – El Fornot de Can Borrell – Balcó de Sant Llorenç – Can Cadafalch – Coll Monner – El Parany del Boter

Can Borrell

Por fin la temperatura ambiente permite hacer una caminata sin riesgo de congelamiento. Ya hacia dias que el frio era el protagonista. Hoy el día a sido perfecto para caminar. Partimos del Rio Ripoll a la altura de Sant Feliu Del Racó y la urbanización Aire-Sol. Subimos una calle por la urbanización en dirección a Can Borrell subiendo por la pista de Can Borrell vemos una primera Barraca de Piedra. Llegamos a Can Borrell por una entrada acompañada de enormes y antiguos Cipreses, al llegar torcemos por el camino que sube a la derecha y pasa entre campos de Olivos. Allí vemos una segunda Barraca de Piedra (Barraca de Vinya o AIXOPLUC DE CAN BORRELL). Seguimos camino hasta llegar al Fornot de Can Borrell.

Fornot de Can Borrell

Seguimos subiendo siempre y en partes con bastante desnivel hasta llegar a un pequeño collado es el Balcó de Sant Llorenç. Tomamos el primer camino que sale a la derecha. este nos llevara hasta Can Cadafalch. Al llegar muchos ciclistas por el camino sobre todo por la pista que lleva a Castellar del Valles. Seguimos hasta el – Coll Monner. Se divisa la Casa nueva de Coll Monner y en el cruce esta el El Parany del Boter, yo había visto fotos con las encinas recortadas como si fuera el cuento de Alicia en el país de las Maravillas, pero según nos cuentas unos señores de por allí ahora ya no se toman tanto cuidado ya que el motivo de hacer esto era para cazar pajaros, cosa que ahora ya no hacen.

Can Cadafalc

Can Cadafalc (voz popular: Catafau) – Masía de grandes dimensiones situada en un magnífico paraje. De origen muy antiguo (documentado ya en el s. XI). El edificio muestra distintos momentos constructivos. Destacan los ventanales góticos del pajar, la galería cubierta con arcadas sostenidas por columnas y una máscara protectora sobre el umbral de una puerta (s. XVI- XVII). Alberga la capilla de san Antonio (s. XIX). Es un punto muy importante de los caminos ganaderos. Tiene un Reloj de Sol pero muy deteriorado, apenas se aprecia, hay caballos y tienen gallinas, se puede comprar huevos y conejos.

El Parany del Boter
El Parany del Boter – es un lugar muy agradable a la sombra de unos pinos donde una pequeña construcción, alberga una pequeña mesa y una pequeña chimenea, utilizada como barbacoa. Fuera también una mesa algo mas grande invita a sentarse y pegar un bocado de lo que uno lleve. En el cruce entre el El Parany del Boter y la Casa Nueva de Coll Monner se aprecian unos arboles que han sido objeto durante mucho tiempo de retoques escultóricos, pero según nos cuentas unos señores de por allí, ahora ya no se toman tanto cuidado ya que el motivo de hacer esto era para cazar pájaros, cosa que ahora ya no hacen.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 14 km ida y vuelta

Paseo – Matadepera – Can Torrella – Hornos de Cal – Roques Blanques – Area de Can Candi – Font de la Bardissa – Llac Petit – Parc Audiovisual

Paseo congelado por los alrededores de las Roques Blanques y el Llac Petit. Encontramos unos antiguos hornos de Cal subiendo desde Can Torrella hacia el Área de Can Candi. Se supone que por allí esta el Avenc de Roques Blanques, pero no lo encontramos. Si encontramos un sonriente muñeco de nieve. El Llac petit se encuentra congelado en su parte mas sombría y el entorno parece un supercongelador. Si hoy esta así, mañana que se supone que bajaran aun mas las temperaturas, el aire sera cortante, se congelaran hasta las palabras.

Can Torrella

Can Torrella – Se encuentran referencias de una masía Torrella en documentos del monasterio de Sant Llorenç del Munt fechados en el año 1442. La masía situada junto al arroyo de las Arenas es de estructura tradicional, orientada a mediodía con tres plantas y cubierta de doble vertiente. La proximidad del camino Real permitió el establecimiento de un hostal. El año 1786 fue obligado a cerrar porque perjudicaba el otro hostal situado en Matadepera, el de la Barata. Can Torrella era también un foco importante de producción de cal. En 1925 se construyó una capilla aprovechando parte de las estructuras de un posible horno de vidrio del siglo XVIII. El altar instalado era procedente de la antigua iglesia de Sant Joan. 

Roques Blanques
Turó de les Roques Blanques – El cerro de Roques Blanques tiene una altitud de 587 m. de altura. En la zona de levante y sur del cerro, encontramos los restos de terrazas y márgenes de obra seca muy dañadas. También encontramos las ruinas en muy mal estado de conservación de una barraca de viña de planta circular. Se conservan tres conjuntos de hornos de cal, llamados de Can Roure.

Paseo – Vacarisses – Les Arrels – Carrer de la Baixadeta – Carrer Major – Castell de Vacarisses – Cingle Gros – el CINGLE de Vacarisses – Sant Pere i Sant Feliu – Cal Ferrer Vell – EL Pou de Vacarisses – Cal Moliner – Cal Domenec – La Torrota – el Cementerio – La Rectoria Vella

Paseo bajo 0 con nevada incluida por los alrededores de Vacarisses, pasando por: Les Arrels – Carrer de la Baixadeta – Carrer Major – Castell de Vacarisses – Cingle Gros – el CINGLE de Vacarisses – Sant Pere i Sant Feliu – Cal Ferrer Vell – EL Pou de Vacarisses – Cal Moliner – Cal Domenec – La Torrota – el Cementerio – La Rectoria Vella

La Torrota

La Torrota de Vacarisses – Heredera de épocas históricas pasadas, la figura vertical de formas redondeadas de la Torrota parece vigilar desde su privilegiada atalaya la población vallesana de Vacarisses. Llegar a ella es un paseo agradable que transcurre principalmente por parajes de bosque mediterráneo y que ofrece excelentes panorámicas, sobre todo desde que se alcanza su cresta. El perfil de Montserrat es una presencia constante en este itinerario que permite fotografiar paisajes diversos en todas direcciones, sin olvidar algunos de los rincones más emblemáticos de Vacarisses y los singulares riscos rojizos que la resguardan (Cingle Gros). El itinerario transcurre por calles y pistas bien marcadas y esta señalizado con hitos con etiquetas de color azul marino.

Castell de Vacarisses

Castell de Vacarisses – El castillo es, junto con la iglesia, el embrión del pueblo. El edificio original data del siglo X, durante la conquista y colonización cristianas de la Catalunya Vella. Las necesidades defensivas y religiosas de los colonos impulsaron que condes y obispos tejieran una red de castillos, torres, iglesias y ermitas. No es extraña, pues, la posición estratégica del castillo para facilitar la defensa del territorio. Con todo, el edificio actual es del siglo XVIII, cuando la familia Amat, una de las sagas que junto con los Montcada, los Castellet o els Desfar se sucedieron en la propiedad del castillo, aprovecharon la expansión vinícola y la bonanza económica para derribar buena parte del castillo y construir un centro fortificado. Las edificaciones anexionadas al casal son posteriores y acogieron actividades agrícolas (graneros, bodegas, cubos, corrales) hoy en desuso.

Sant Pere i Sant Feliu
Sant Pere i Sant Feliu – El edificio actual, de estilo neoclásico, se construyó en el siglo XVIII sobre las ruinas de una iglesia románica (s. XI) y se dedicó a Sant Pere, patrón del pueblo, y a San Feliu. El campanario, octogonal coronado con una balaustrada, se añadió el siglo XIX y, en 1981, una intervención le procuró el revoque blanco, dos campanas nuevas y el reloj automático. La figura de hierro forjado de la fachada representa a San Pedro. En el interior, destaca el presbiterio con hornacinas estucadas y rematadas con una cúpula que acoge una talla de Sant Pere y las conchas laterales con las tallas de San Feliu y de San Pablo. Asimismo, son dignos de mención los retablos de los altares del Sagrado Corazón, de Sant Josép y de la Virgen, en una nave lateral. En la sacristía se encuentra el Museo Parroquial con objetos de carácter religioso y donaciones de artistas locales.

El Pou
El POU del carrer Alfons Sala – Construido en 1934 por iniciativa de los vecinos de Vacarisses, este pozo fue fundamental para facilitar la captación de agua a los habitantes del pueblo y para superar sequías como la de los años cincuenta. En 1987 fue decorado por la ceramista María Dolores Colomer con el escudo del pueblo, una vaca central de donde parece que deriva el nombre de Vacarisses, y con un mapa con la localización y el topónimo de las fuentes del término que, a pesar de ser tierra de secano, son muy abundantes (más de setenta inventariadas). Efectivamente, las características de la roca del sustrato de Vacarisses favorece la infiltración del agua de lluvia que excava pequeños cursos subterráneos y acuíferos desde donde, posteriormente, se puede recuperar mediante el bombeo con pozos.

La Rectoria Vella
La Rectoria Vella – La Rectoria Vella, edificio vetusto, de grandes proporciones y con una construcción muy dura, ha sido hasta hace pocos años Casa rectorial. Posiblemente fue construido como edificio conventual. Sufrió las consecuencias de la quema de conventos del año 1835 y los ataques de la Guerra Civil de 1936. En la planta baja de la construcción hay una gran nave con techo de bóveda de cañón que respira por diversas aspilleras que podían servir de elemento de defensa. Actualmente es de propiedad privada.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 5.5 km la vuelta

elroquer 021

Paseo – Castellterçol – Naves del Vapor – Font de l’Angel – Cal Murri – Poua de Glaç de la Vinyota – Font de la Vinyota – Font de l’Om – Puente de las Espluges – Les Esplugues – Molí Vell – Molí Nou – El Roquer

Niebla espesa
Un día especialmente nublado y con una lluvia intermitente pero no muy fuerte, aunque ya la humedad es elevada, y el bosque hace de malla recolectora y genera su propia lluvia desde la propia niebla. En cualquier caso vamos a dar una vuelta por los alrededores, teniendo en cuenta que si no mejora el tiempo la haremos mas corta y listo. Salimos de Castellterçol a la altura de Naves del Vapor ( zona industrial ) y vamos a buscar la Font de l’Angel, que no conocemos. Deshacemos el camino para tomar dirección a Cal Murri, cerca encontraremos la Poua de Glaç de la Vinyota. Seguimos hasta la Font de la Vinyota. Al salir de la font tomaremos un camino a la derecha para encontrar la Font de l’Om. Bajamos de nuevo hasta el puente de las Espluges. Desde allí volvemos hacia Cal Murri pasando frente al Molí Vell y el Molí Nou. Finalmente nos adentraremos en el mágico espacio de El Roquer.

Font de l’Àngel
Font de l’Àngel – Se encuentra cerca de la masía Les Comes
Poua de Glaç de la Vinyota – Pozo de hielo, de unos 15 m de profundidad, situado a la derecha de la riera de FontsCalents en dirección a Esplugues. Fue de los últimos que se cerraron, ya entrado el siglo XX.Ante el Molino Nuevo a pocos metros de la poua se encuentra la fuente del mismo nombre.
Font de la Vinyota

Font de la Vinyota – De la Poua de Glaç de la Vinyota sale un camino de tierra que va paralelo a la Riera de Fontscalents, nos llevará a la Fuente de la Vinyota. A principios del siglo pasado, la fuente estaba próxima a la pared, actualmente sale por donde antes era el desagüe de salida que iba a la Riera. Es de caudal de agua abundante. En esta Riera, también se puede ir a las Fontscaldes, es un conjunto de tres fuentes.

Font de l’Om
Font de l’Om – Nos desviamos y subimos un poco por el Serrat del Moli Vell por un camino que sale por la derecha del sendero y llegamos después de una curva a la derecha y tras pasar una puerta metalica, un sendero que se desvía hasta encontrar la Font de l’Om, nos adentramos y llegamos a la fuente, a su lado una balsa recoge el agua. Retrocedemos hasta encontrar un camino que desciende hasta las Esplugues, pasando cerca del Moli Vell.

Esplugues
Esplugues – Esplugues es una masía del término municipal de Castellcir, el Moianès, si bien adscrito administrativamente en el Vallès Oriental. Está situada justo en el sector occidental del término, al noroeste del núcleo principal del pueblo de Castellcir. El topónimo Esplugues está documentado desde el 1192, y este mas, en concreto, desde el 1408. Las piedras de los dinteles llevan las fechas de 1748 y 1755, que corresponden a la importante remodelación que sufrió la masía en el siglo XVIII . Otra linda de este mismo siglo se encuentra en los cubiertos que hay encima de la masía, a nivel de la Quintana de Esplugues.

El Roquer
El Roquer – Se encuentra situada justo detrás de las últimas naves del Vapor, al otro lado de la Riera de Fuentes Calientes. Aunque en los archivos municipales no hay referencias del Roquer, todo hace pensar que desde el siglo XVI, y durante los siglos XVII, XVIII y XIX, el Roquer fue uno de los primeros lugares donde la importantísima industria textil de Castellterçol nació y dio vida, trabajo y fama merecidas, el Gremi de Peraires de Sant Joan, que era su patrón.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 7.5 km la vuelta

Rutas – LA VALL D’HORTA – Les Marines – Can Garriga – Torrent de la Vall d’Horta – Molí de la Roca – Balsa del Molí de la Roca – La Roca – Antigua Bovila de La Roca – Les Oliveres – Acequia de Les Oliveres – Resclosa de la Muntada – Font de la Muntada – La Muntada – Can Brossa – Torrent de Pregona – Marquet de les Roques – Font del Llor – Forn de pega – Canari – Passeig dels Pollancres – Resclosa de les Oliveres – Comadran – Monolito en memoria del incendio de 2003 – El Rosinyol

Vall d’Horta

Ruta tranquila por la Vall d’Horta, iniciada en Les Marines. Tomamos la pista que sale al lado de Can Garriga que desemboca en el Torrent de la Vall d’Horta, lo cruzamos y enlazamos con el camino que va al Molí de la Roca. En la parte superior podemos ver la Balsa del Molí de la Roca. Llegamos a la Roca la pasamos y poco después al lado del camino podemos ver la antigua Bovila de La Roca y el horno. Después de caminar un poco giramos y subimos hacia la derecha para bordear algunos campos y sobrepasar algunos torrentes. Bajamos de nuevo hasta llegar al camino de Les Oliveres. Llegamos por la parte de la era y encontramos una hermosa encina con uns versos a sus pie, también una imponente piedra de moler con el nombre de les Oliveres. En la era descansan dos enormes ejemplares del Tió catalán. Pasamos por detrás y el sendero esta acompañando a la acequia de Les Oliveres, por momentos podemos ver las aguas cristalinas del torrente de la Vall. Siguiendo llegamos a la Resclosa de la Muntada y a la Font de la Muntada. Subimos un poco hasta llegar a la Muntada, Tienen unos recién estrenados gallineros y sus habitantes nos reciben cacareando a todo trapo.

Les Oliveres

Seguimos camino, ahora con la intención de ver la masía de Can Brossa. Preguntamos allí mismo si se puede cruzar el torrent de Pregona, nos indican bien y así es que tomamos ese camino con la intención de llegar al Marquet de les Roques. Llegamos y lo admiramos como siempre ya que es una de esas construcciones que siempre sorprenden. No dejamos de visitar la Font del Llor subiendo un poco ese fresco sendero que lleva a ella. Al bajar tomamos el camino de en frente del Marquet y aprovechamos para visitar el Forn de pega. Ahora ya descendemos suavemente hasta llegar al Passeig dels Pollancres, que es un paso que permite, entre otras, llegar a les Oliveres desde este otro lado. es un paseo muy bonito y al lado cuenta con una resclosa interesante que debe ser la delicia de muchas aves de los alrededores. Un pequeña caseta hay con un rotulo que la titula Canari. Seguimos hasta el Monolito en memoria del incendio de 2003 al otro lado esta El Rosinyol. Ahora ya tomamos de nuevo la subida hacia Can Garriga

La Roca
La Roca (Sant Llorenç Savall) – Situada en la entrada de la Vall d’Horta, fue sometida al dominio del castillo de Pera y se convirtió muy próspera a partir de finales del siglo XVI, cuando Valentín Roca adquirió el molino que había al lado de la masía.

Vall d’Horta (Sant Llorenç Savall) – Reserva integral del parque. Es uno de los parajes más relevantes del municipio debido a sus extraordinarias cualidades naturales y paisajísticas. Se abre al este de las faldas del Montcau (1.053 m) y está vertebrado por un arroyo de montaña media que, transcurridos 2,5 km -a su paso por el puente de la Roca-, se une al Ripoll y deja a los lados pinedas, encinares montañosos y los cultivos de las numerosas masías que dan fe de su importancia histórica.

La Muntada
La Muntada (Sant Llorenç Savall) – Una de las masías más antiguas y significativas del valle de Horta. Era propiedad de uno de los señores del castillo de Pera (s. XI-XII). Fue hijo de esta masía Joan Muntada (Minyó de Sant Llorenç Savall), famoso bandolero de la cuadrilla de Perot Rocaguinarda (s. XVII). Destacan en la misma el reloj de sol, la era y un par de ventanales de piedra y muralla. Fue adquirida por la Diputación de Barcelona en 1998.

Marquet de les Roques

El Marquet de les Roques (Sant Llorenç Savall) – Espectacular masía residencial de estilo modernista adosada al antiguo Mas Marquet (de principios del s. XIII, convertido ahora en masía), situada en la zona alta del valle de Horta. Fue construida a partir de 1895 por el arquitecto sabadellense Batllevell —discípulo de Domènech i Montaner— por encargo de la familia del poeta Pere Quart (Joan Oliver), que fue su propietaria hasta la Guerra Civil. Habitada en las épocas de verano, recibió la visita de grandes nombres de la literatura catalana del momento (Josep Carner, Carles Riba, Guerau de Liost, etc.). Actualmente es propiedad de la Diputación de Barcelona.

Font del Llor
Font del Llor (Sant Llorenç Savall) – La más abundante y regular de la zona, donde nace la Riera d’Horta. Antiguamente, por sant Roc, se celebraba una merienda-cena después de haber trillado la cosecha. La canal del Llor nace bajo collado de Eres, y pasada la fuente, forma el torrente de la fuente del Llor, juntándose cerca de Can Brossa con el torrente de la Pregona y forma el torrente de la Vall d’Horta, tributario del río Ripoll.

Comadran (Sant Llorenç Savall) – Casa solariega de la alta Edad Media alzada bajo el Turó de Pedra d’Àliga, restaurada a principios de los años noventa. Son destacables las viejas encinas y los grandes bojes que la rodean, así como un fresco lugar donde mana una fuente.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 11.5 km la vuelta

lavalldehorta 045

Rutas – LA VALL D’HORTA – Les Marines – Can Garriga – Torrent de la Vall d’Horta – Molí de la Roca – Balsa del Molí de la Roca – La Roca – Antigua Bovila de La Roca – Les Oliveres – Acequia de Les Oliveres – Resclosa de la Muntada – Font de la Muntada – La Muntada – Can Brossa – Torrent de Pregona – Marquet de les Roques – Font del Llor – Forn de pega – Canari – Passeig dels Pollancres – Resclosa de les Oliveres – Comadran – Monolito en memoria del incendio de 2003 – El Rosinyol

Vall d’Horta

Ruta tranquila por la Vall d’Horta, iniciada en Les Marines. Tomamos la pista que sale al lado de Can Garriga que desemboca en el Torrent de la Vall d’Horta, lo cruzamos y enlazamos con el camino que va al Molí de la Roca. En la parte superior podemos ver la Balsa del Molí de la Roca. Llegamos a la Roca la pasamos y poco después al lado del camino podemos ver la antigua Bovila de La Roca y el horno. Después de caminar un poco giramos y subimos hacia la derecha para bordear algunos campos y sobrepasar algunos torrentes. Bajamos de nuevo hasta llegar al camino de Les Oliveres. Llegamos por la parte de la era y encontramos una hermosa encina con uns versos a sus pie, también una imponente piedra de moler con el nombre de les Oliveres. En la era descansan dos enormes ejemplares del Tió catalán. Pasamos por detrás y el sendero esta acompañando a la acequia de Les Oliveres, por momentos podemos ver las aguas cristalinas del torrente de la Vall. Siguiendo llegamos a la Resclosa de la Muntada y a la Font de la Muntada. Subimos un poco hasta llegar a la Muntada, Tienen unos recién estrenados gallineros y sus habitantes nos reciben cacareando a todo trapo.

Les Oliveres

Seguimos camino, ahora con la intención de ver la masía de Can Brossa. Preguntamos allí mismo si se puede cruzar el torrent de Pregona, nos indican bien y así es que tomamos ese camino con la intención de llegar al Marquet de les Roques. Llegamos y lo admiramos como siempre ya que es una de esas construcciones que siempre sorprenden. No dejamos de visitar la Font del Llor subiendo un poco ese fresco sendero que lleva a ella. Al bajar tomamos el camino de en frente del Marquet y aprovechamos para visitar el Forn de pega. Ahora ya descendemos suavemente hasta llegar al Passeig dels Pollancres, que es un paso que permite, entre otras, llegar a les Oliveres desde este otro lado. es un paseo muy bonito y al lado cuenta con una resclosa interesante que debe ser la delicia de muchas aves de los alrededores. Un pequeña caseta hay con un rotulo que la titula Canari. Seguimos hasta el Monolito en memoria del incendio de 2003 al otro lado esta El Rosinyol. Ahora ya tomamos de nuevo la subida hacia Can Garriga

La Roca
La Roca (Sant Llorenç Savall) – Situada en la entrada de la Vall d’Horta, fue sometida al dominio del castillo de Pera y se convirtió muy próspera a partir de finales del siglo XVI, cuando Valentín Roca adquirió el molino que había al lado de la masía.

Vall d’Horta (Sant Llorenç Savall) – Reserva integral del parque. Es uno de los parajes más relevantes del municipio debido a sus extraordinarias cualidades naturales y paisajísticas. Se abre al este de las faldas del Montcau (1.053 m) y está vertebrado por un arroyo de montaña media que, transcurridos 2,5 km -a su paso por el puente de la Roca-, se une al Ripoll y deja a los lados pinedas, encinares montañosos y los cultivos de las numerosas masías que dan fe de su importancia histórica.

La Muntada
La Muntada (Sant Llorenç Savall) – Una de las masías más antiguas y significativas del valle de Horta. Era propiedad de uno de los señores del castillo de Pera (s. XI-XII). Fue hijo de esta masía Joan Muntada (Minyó de Sant Llorenç Savall), famoso bandolero de la cuadrilla de Perot Rocaguinarda (s. XVII). Destacan en la misma el reloj de sol, la era y un par de ventanales de piedra y muralla. Fue adquirida por la Diputación de Barcelona en 1998.

Marquet de les Roques

El Marquet de les Roques (Sant Llorenç Savall) – Espectacular masía residencial de estilo modernista adosada al antiguo Mas Marquet (de principios del s. XIII, convertido ahora en masía), situada en la zona alta del valle de Horta. Fue construida a partir de 1895 por el arquitecto sabadellense Batllevell —discípulo de Domènech i Montaner— por encargo de la familia del poeta Pere Quart (Joan Oliver), que fue su propietaria hasta la Guerra Civil. Habitada en las épocas de verano, recibió la visita de grandes nombres de la literatura catalana del momento (Josep Carner, Carles Riba, Guerau de Liost, etc.). Actualmente es propiedad de la Diputación de Barcelona.

Font del Llor
Font del Llor (Sant Llorenç Savall) – La más abundante y regular de la zona, donde nace la Riera d’Horta. Antiguamente, por sant Roc, se celebraba una merienda-cena después de haber trillado la cosecha. La canal del Llor nace bajo collado de Eres, y pasada la fuente, forma el torrente de la fuente del Llor, juntándose cerca de Can Brossa con el torrente de la Pregona y forma el torrente de la Vall d’Horta, tributario del río Ripoll.

Comadran (Sant Llorenç Savall) – Casa solariega de la alta Edad Media alzada bajo el Turó de Pedra d’Àliga, restaurada a principios de los años noventa. Son destacables las viejas encinas y los grandes bojes que la rodean, así como un fresco lugar donde mana una fuente.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 11.5 km la vuelta

balmaudavisantpere 024

Rutas – Mare de Déu de les Arenes – Pi de les Quatre Besses – Mas Davi – El Dalmau – Sant Pere – Rio Ripoll – Bauma – Font de l’espigol – Font del Romani – Can Barceló – Casa Romagera Casanovas – Font de l’Illa y Balsa de les Arenes – Cabaña de piedra – Área de les Arenes – Can Sabater – l’illa

Mare de Déu

Ruta iniciada en la Mare de Déu de les Arenes pasando por el Pi de les Quatre Besses – Mas Davi – El Dalmau y Sant Pere de Mur, después bajamos al Rio Ripoll y pasaremos cerca de una Bauma hasta llegar a las fuentes: Font de l’Espigol y Font del Romani, un lugar muy agradable, salimos por el GR-173 y vamos a topar con Can Barceló, pasamos por casas como la Casa Romagera Casanovas en Les Arenes. bajamos hacia la Font de l’Illa o Font de la Boixa y Balsa de les Arenes, Cabaña de piedra, Área de les Arenes, a partir de aquí cruzamos la carretera hacia el Sabater Vell “que han cortado el camino“. Asi que hicimos un corte campo a través para enlazar con el camino que va a la era de la l’illa. Finalmente desembocamos de nuevo en la Mare de Déu de les Arenes.

Pi de les Quatre Besses

La ermita de Santa Maria de las Arenes consta de dos edificios claramente diferenciados: la vivienda de los ermitaños (s. XVII-XVIII) y la capilla románica (s. XI-XII, con añadidos del s. XIV y s. VIII-XIX), de nave rectangular cubierta con bóveda de cañón, ábside semicircular y grandes contrafuertes. Destaca su pica bautismal, con el detalle de una mano izquierda esculpida (del picapedrero).

Pi de les Quatre Besses” (Sant Llorenç Savall) – Pino piñonero de 1,4 m de diámetro, probablemente milenario, catalogado por su monumentalidad y singularidad. Tiene cuatro ramas simétricas que se elevan hasta los 25 m. Muy conocido y apreciado en la zona.

El Daví

El Daví (Sant Llorenç Savall) – Casa solariega medieval de planta, piso o desván rodeado de un paisaje salvaje y solitario del valle de Mur. Al igual que otras tantas de la zona, estaba sometida al dominio feudal del monasterio de Sant Llorenç del Munt. No conserva muchos elementos antiguos ya que ha sido bastante retocada por los masoveros que la habitan, que mantienen los campos y el ganado.

Sant Pere de Mur – San Pere de Dalmau, o Mur, es una pequeña iglesia situada a un kilómetro y medio de la masía del Dalmau. Se cree que fue construida hacia finales del siglo XI (aunque está consignada una fecha de consagración el 1101) y era propiedad del monasterio de Sant Llorenç del Munt.

Sant Pere de Mur

Consta de una nave única de planta rectangular, cubierta con bóveda de cañón seguido, que no ha conservado el ábside. Fue muy reformada en el año 1722 (hay una inscripción, con el nombre de Antoni Dalmau, que así lo atestigua). En esta reforma se suprimió el ábside, se dio la vuelta la orientación de la nave y se construyó la actual puerta y el campanario de espadaña. Se conservan las dos puertas originales tapiadas los muros de la nave. Estos están hechos con sillares descabezados pequeños e irregulares.

Masia Dalmau

Masia Dalmau – Mas documentado desde el siglo XII, que pertenecía al monasterio de Sant Llorenç del Munt. Fue habitado hasta el siglo XX por la familia Dalmau. Se conserva la casa, la granja y diversas dependencias agrícolas. El conjunto debió ser reformado y ampliado durante los siglos XVII y XVIII según indican las fechas grabadas en los dinteles. El reloj de sol lleva la fecha de 1697.

les Arenes

Les Cases de les Arenes son un núcleo de veraneo de principios del siglo XX con edificios de notable interés por las ornamentaciones realizadas siguiendo los parámetros modernistas y neogóticos.

El Sabater Vell es una masía de proporciones medianas documentada el s. XVIII, pero probablemente de origen medieval. Hay pinos monumentales en sus cercanias.
La Casa de l’Illa es una masía de les Arenes, del s. XIV. Encontramos una fuente del mismo nombre entre la masía y el merendero.

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 14 km la vuelta

Paseo – Bosc de Can Deu – Ermita de Sant Vicenç de Verders – Masia de can Deu – Mirador Acantilado de Ribatallada – St. Julia d’Altura – Font dels Capellans – Font del Suro – Castell de Ribatallada – Pantano de Ribatallada – Torrent de Botelles o Gotelles – Font de la Moreria – Font de Gotelles o Botelles – Torrent de la Riereta – Font de Ca n’Argelaguet – Can Ustrell

Bosc de Can Deu
Iniciamos el itinerario en el parquing del bosque de Can Deu al lado de la carretera Sabadell – Matadepera. Pasando por los lugares de interes siguientes: Bosc de Can Deu – Ermita de Sant Vicenç de Verders – MASIA DE CAN DEU – Mirador Acantilado de Ribatallada – St. Julia d’Altura – Font dels Capellans – Font del Suro – Castell de Ribatallada – Pantano de Ribatallada – Torrent de Botelles o Gotelles – Font de la Moreria – Font de Gotelles o Botelles – Torrent de la Riereta – Font de Ca n’Argelaguet – Can Ustrell. 
El bosque de Can Deu es una zona de picnic y de recreo de Sabadell. El bosque es propiedad de la Caixa de Sabadell. Todo el entorno forma parte del parque periurbano de Sant Julià y Can Deu, donde el uso que predomina es el forestal y el de ocio. 
Mirador
También hay un mirador RIBATALLADA desde donde se puede contemplar La Mola y Castellar del Vallès y el Rio Ripoll. Asimismo, podemos encontrar la masía de Can Deu, una cuidadosa construcción que alberga un museo de utensilios agrícolas que se puede visitar en horas convenidas. También hay una capilla pequeña, la ermita de Sant Vicenç de Verders, iglesia románica que en 1973 fue trasladada y reconstruida piedra por piedra desde su emplazamiento originario. . Está abierta los domingos.

Sant Vicenç de Verders
Sant Vicenç de VerdersErmita románica que en 1973 fue trasladada y reconstruida piedra por piedra desde su emplazamiento originario en el término de Santa Maria de Corcó, hoy enterrado bajo las aguas del embalse de Sau, hasta el bosque de Can Deu. La ermita es del siglo XI, y también fue llamada de Sant Vicenç Sarriera.

Sant Julia d’Altura
Sant Julia d’Altura fue una parroquia rural del antiguo término de Terrassa hasta el año 1904. Posteriormente, la iglesia se quedó dentro del término de Sabadell. En el año 1990 el Museu d’Història de Sabadell inició unas excavaciones arqueológicas y se descubrió una necrópolis medieval con un total de 82 tumbas, fosas simples excavadas en la tierra, con una cronología que va del siglo XI al XVIII. La primera iglesia es del siglo XI y experimentó cambios en los siglos posteriores. Fue en la época barroca cuando experimentó las modificaciones más importantes.. Bajamos por el torrent de Ribatallada. Después de pasar la Fuente dels Capellans y la del Suro, nos acercamos al Castell de Ribatallada.

Castell de Ribatallada

Castell de Ribatallada – Antiguo castillo cuya primera aparición documentada en las crónicas de la época es del año 1136, situado cerca de la masía de Ribatallada, entre sus restos quedan partes del sitial de ceremonias. La primera referencia documental data del año 1136, cuando Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, concedió en feudo el castillo de Ribatallada al senescal Guillem Ramón, hasta el año 1173, todas sus posesiones que tenía en el Vallès pasaron a su hijo, Guillermo Ramon. Posteriormente pasó a los Montcada hasta el año 1310, más tarde pasó por compra a Pedro de Clasqueri.La familia Togores fueron señores de este castillo del siglo XIV al XV, cuando se extinguió este apellido con la muerte de Juan de Togores, en el año 1410.

Seguidamente, al lado del camino, una placa no recuerda que allí descansa un antiguo pantano, hoy en día no se utiliza, pero al mirar vi que tiene en el fondo una cantidad importante de agua acumulada, debido a las ultimas lluvias.

Font de la Moreria
El sistema del torrente Gotelles de Ribatallada transcurre de noroeste a sureste y está formado por los torrentes de Ribatallada, Capellans, Gotelles y de Guinard, pasando a ser el de mayor riqueza hidrológica del término municipal de Sabadell. Su relieve es abrupto, con taludes de fuerte pendiente y vegetación muy frondosa. Junto al curso de agua podemos observar una comunidad de ribera muy desarrollada con Carex, cola de caballo, carrizo, avellanos, olmos y chopos que, en las partes superiores del talud, permite una transición ente encinar y pino carrasco.
Font de Gotelles
Es un espacio de interés medioambiental para la función conectora que desarrolla así como por la elevada biodiversidad. Cabe destacar la presencia de la única comunidad de alcornoques del término. Casi al final del torrente Gotelles nos encontraremos la Font de la Moreria y la Font de Gotelles. Después esta fuente tomamos una subida hasta llegar a la carretera que cruzaremos. Giramos a la izquierda y tomamos el camino hasta llegar a un punto en el que gira a la derecha y baja al Torrent de la Riereta. Este camino nos llevara hasta la Font de Ca n’Argelaguet. Seguiremos el camino hasta bordear Can Ustrell y ya estaremos cerca del parquing donde iniciamos la caminata.

Can Ustrell
Can Ustrell – La masía, situada en el antiguo rodal de Sant Julià d’Altura, está documentada desde el siglo XIII, como Mas de l’Hospital. En los siglos XIV-XV aparece como Mas Prat de la Basanta. Es de propiedad privada. Destaca la torre de defensa, de estilo gótico y casi quince metros de altura. En la fachada hay ventanales góticos y otros renacentistas y un portal adintelado. Tiene una chimenea redonda con bóveda de piedra y un gran faldón. 

Seguid el plano y disfrutad del paseo, aproximadamente 10 km la vuelta.